Qué tipos de testamento existen

tipos de testamento

Existen diferentes tipos de testamento, y conocerlos es fundamental para no encontrarnos con problemas posteriores como, por ejemplo, su pérdida o nulidad. Un testamento es un acto jurídico por el cual una persona expresa qué es lo que quiere que se haga con sus bienes una vez que haya fallecido.

Tipos de testamento

Los testamentos pueden dividirse en comunes y especiales. Dentro de los comunes encontramos el testamento ológrafo, el testamento abierto y el testamento cerrado. Los más comunes, que son los que abordaremos en este artículo son el ológrafo y el testamento notarial abierto.

Los testamentos especiales son los siguientes:

  • Militar
  • Marítimo
  • Realizado en un país extranjero

Testamento ológrafo

El testamento ológrafo es aquel que la persona escribe de su puño y letra. Debe constar cómo quiere repartir sus bienes así como el día, el mes y el año y la firma del testador. Si falta cualquiera de estos requisitos es declarado nulo.

Este tipo de testamento tiene una serie de inconvenientes:

  • Al carecer de asesoramiento legal es frecuente que se tengan que declarar nulos.
  • Muchas veces se pone en duda las facultades de la persona a la hora de escribir el testamento.
  • Una vez fallecido el testador, los pasos a seguir por los herederos para poder comprobar la autenticidad del testamento y protocolizarlo son muchos.
  • Se puede perder fácilmente e, incluso, ser ocultado o destruido por alguien que no quede favorecido en el testamento.

Visto lo anterior, este tipo de testamento, sólo se aconseja en situaciones excepcionales de riesgo o que requieran urgencia.

Testamento abierto notarial

Este testamento predomina sobre todos los demás por sus múltiples ventajas. Éste consiste en hacer constar las últimas voluntades de una persona en escritura pública ante notario. Al haber un notario delante solucionamos diferentes desventajas de las que hemos visto en el apartado dedicado al testamento ológrafo:

  • El notario asesora e informa a la persona que va a hacer el testamento y ello contribuye a que se ajuste más y mejor a sus expectativas y que no sea declarado nulo porque se ajusta a la legalidad existente en esta materia.
  • El notario conserva el testamento, con lo que encontrarnos con una situación de pérdida como la relatada en el anterior apartado, no es posible.

Cuando fallece una persona, para saber conocer su testamento debemos acudir al Registro General de Actos de Última Voluntad, dependiente del Ministerio de Justicia. En este organismo nos darán el Certificado de actos de última Voluntad, que contiene información sobre los testamentos que ha otorgado una persona en España, en qué notarías y en qué fechas. El que tiene validez es siempre el último testamento hecho.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *